RECETAS

Ya es primavera, refréscate

La Kombucha es una bebida 100 % natural, elaborada según una antigüa receta de té, azúcar y cultivos de Kombucha. Su fermentación transforma el té o la infusión en una bebida con una variada gama de vitaminas, enzimas, minerales y ácidos orgánicos esenciales. Es conocida desde la antigüedad por sus propiedades ligeramente estimulantes y curativas.

Conocido como “el té de la inmortalidad”, el té kombucha prometía longevidad y bienestar . Hoy en día, el té kombucha es apreciado por su alto contenido de vitaminas, sobre todo vitaminas del grupo B,  por sus propiedades probióticas y porque facilita la digestión, entre otros beneficios para la salud intestinal y la salud en general.

El té kombucha se puede consumir solo como una bebida refrescante, combinado con zumo de fruta o con cualquier bebida y también como ingrediente en aderezos para ensaladas, en salsas y en adobos dulces y salados.

El kombucha tiene un ligero sabor agridulce y crea una sensación de hormigueo en la boca. Cuanto más tiempo se fermenta el té (hasta 4 semanas), su sabor recordará al vinagre. Para conseguir un sabor más dulce el periodo de fermentación debe ser más corto (5-10 días).

PROPIEDADES

1.Reduce el riesgo de Cancer

Los polifenoles derivados del té tienen la capacidad de inhibir mutaciones genéticas, evitar la proliferación de células cancerosas, provocar apoptosis celular (muerte celular) y frenar la metástasis

2.Es una alimento PROBIOTICO

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen organismos vivos que al ser administrados en cantidades adecuadas proporcionan o generan efectos benéficos a la salud del huésped.

Generalmente, los probióticos suelen ser bacterias, aunque también existen hongos y levaduras que pueden actuar como probióticos, y sus beneficios en la salud humana han sido probados por numerosos estudios.

Cuando consumimos alimentos probióticos, contribuimos a mantener nuestra flora intestinal equilibrada y variada, encargada principalmente de proteger el organismo de patógenos

3. Elimina TOXINAS

Las enzimas, los ácidos bacterianos y otros metabolitos originados durante el proceso de fermentación del té kombucha favorecen la eliminación de toxinas y otras sustancias tóxicas del organismo.

De acuerdo con varios estudios científicos, las enzimas y ácidos del té kombucha actúan de forma similar a las sustancias químicas que produce nuestro cuerpo para eliminar toxinas, además de reducir la carga de desintoxicación del hígado, principal órgano responsable de depurar el cuerpo.

Esta capacidad de desintoxicar y limpiar el cuerpo se debe al contenido de ácido glucurónico presente en el té kombucha, el ácido más importante involucrado en la eliminación de toxinas

4. Es rico en ANTIOXIDANTES

La principal función de los antioxidantes es combatir los radicales libres, unas sustancias reactivas que pueden dañar otras moléculas como el ADN o proteínas e incluso causar reacciones en cadena, convirtiendo las moléculas dañadas en radicales libres.

Los radicales libres son un factor de riesgo en la aceleración del envejecimiento y el desarrollo de diversas enfermedades, por ejemplo, enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedad de Párkinson…

El té kombucha se elabora con hojas de té verde o té negro, las cuales son muy ricas en compuestos antioxidantes como los polifenoles o las catequinas, pertenecientes a la familia de antioxidantes flavonoides

Cómo hacer té kombucha en casa

  1. Comprar una botella de kombucha crudo y sin saborizantes.
  2. (Opcional) Infusionar una taza de té negro con 1-2 cucharadas de azúcar y dejar que se enfríe.
  3. Lavar bien un frasco de vidrio, profundo y con un diámetro de 5-8 cm, asegurándonos de que no quede ningún residuo de comida o jabón.
  4. Verter el kombucha y el té azucarado en el frasco.
  5. Cubrir el frasco con muselina, papel de cocina o papel de filtro para café y asegurarlo bien con una goma elástica.
  6. Guardar el frasco en un lugar seco, a temperatura ambiente y no expuesto directamente al sol, durante una semana, sin destaparlo.
  7. Comprobar si el nuevo SCOBY ha empezado a cultivarse: al principio aparece como una gelatina transparente, que con el paso del tiempo se vuelve más blanca y más espesa.
  8. Esperar hasta que el SCOBY tenga un grosor de aproximadamente ½ cm antes de emplearlo en la elaboración de kombucha casero. Si no hay señal de vida después de 3 semanas, volver a empezar el proceso desde el inicio.