RECETAS

Kimchi

SÚPER IMPORTANTE HACERLO TODO MUY ASÉPTICO YA QUE LUEGO ES ALGO QUE FERMENTA Y NO QUEREMOS SORPRESAS 😉

Corta a la mitad y a lo largo: 1 repollo chino, tambien conocido como lechuga nappa (pesan alrededor de medio kilo). Quita la parte baja del tallo y corta a lo ancho en secciones de alrededor de 2 centímetros. Enjuágalo y escúrrelo bien.

Prepara una salmuera mezclando:

  • 5 tazas de agua no clorada
  • 3 cucharadas soperas de sal

Coloca la col en un tazón grande y cúbrelo con la salmuera. Sobre la col pon un plato o algo pesado y plano que lo ayude a sumergirse en la salmuera. Déjalo toda la noche remojando y suavizándose y al día siguiente escúrrelo pero no tires la salmuera. Esa la vamos a utilizar después.

Regresa la col al tazón y agrega:

  • 1 cucharada sopera de ajo picado finamente
  • 1 cucharadita de jengibre picado finamente.
  • 6 cebollas cambray rebanadas en rodajas finas, sólo con una pequeña parte del tallo.
  • 1 cucharada de salsa kimchi ( en tiendas orientales) yo le pongo medio bote. Me gusta sabor potente.
  • Una cucharadita de azúcar
  • 2 cucharadas soperas de chile japonés molido (lo encuentras generalmente en la sección de condimentos) yo le pongo shichimi tougarashi  ( especia japo picante tb la venden en tiendas orientales)
  • Jengibre
  • Manzana
  • Zanahoria
  • Lo que mola es añadirle cosas diferentes cada vez e ir probando combinaciones.

Mezcla uniformemente con tus manos, amasando la mezcla hasta que el chile en polvo haya sido esparcido por completo y el agua contenida en la col haya sido también liberada.

Cuando todo esté bien mezclado lo pones en un bote grande de cristal con tapadera ( en los chinos los encuentras muy grandes) ya que es un poco rollo hacerlo aprovecha y haz cantidades generosas.

Ahora viene la parte más importante, lo tapas y metes el bote en un mueble de la cocina oscuro durante  una semana. Puedes ir abriendo ( cuanto menos mejor) e ir impregnando el kimchi de arriba si lo ves seco e incluso añadir un poco de agua. Ten en cuenta q irá fermentando y «beberá» algo de líquido.. No te pases de agua q se te queda soso.

Después de una semana ya lo puedes meter en la nevera.
Y a comer¡

Con la práctica iras afinando la receta y encontrarás la manera de hacerlo a tu gusto.


A COMERRRRR 🇰🇷

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *