RECETAS

Ajo negro

Entre los innumerables alimentos que podemos encontrar para dar sabor a nuestras comidas y para otros tantos propósitos, el ajo destaca por el exquisito sabor y el fuerte aroma que le proporciona a una gran cantidad de recetas, así como por sus beneficios para la salud. Sin embargo, pocos conocen una variación de esta especia tan útil y deliciosa, como lo es el ajo negro, sobre la cual te contamos a continuación.

Como decíamos, el ajo negro es nada más y nada menos que una variación del ajo blanco tradicional, el cual es sometido a un proceso de fermentación natural, que le convierte en un verdadero superalimento.

Al momento de fermentarse, el ajo se torna de color oscuro, su textura se vuelve más suave y su sabor más dulzón. Además, el olor fuerte desaparecey las numerosas propiedades que posee el ajo común, se potencian aún más al ser sometido a este proceso.

Si te preguntas de dónde proviene el ajo negro, debes saber que su descubrimiento se llevó a cabo en Japón, cuando, por pura casualidad, un científico que intentaba reducir el olor característico del ajo blanco decidió someterlo a un proceso de fermentación, en el que controló la temperatura y la humedad, hasta descubrir que el ajo no solo había perdido su aroma distintivo, sino que además había cambiado de color.

 

Valores nutricionales del ajo negro

Características de la especia por cada 100 gramos

Calorías o energía

188 kcal

Proteínas

10.4 gr

Agua

22.6 gr

Lípidos

5.1 gr

Fibra dietética

1.26 gr

Ácido nicotínico

14.048 mg

Sodio

53.92 mg

Calcio

13 mg

Hierro

2.1 mg

 

Vitaminas

Características por cada 100 gramos

Vitamina B2

0.126 mg

Vitamina B6

10.726 mg

 

Algunas de las principales cualidades de esta extraordinaria especia:

  • Antioxidante, que frena la acción de los radicales libres que causan el envejecimiento.
  • Estimulante del proceso digestivo, pues es fácilmente diferible.
  • Energizante.
  • Fortalecedor del sistema inmune, gracias a su contenido de vitamina C.
  • Eliminador de problemas digestivos, tales como diarrea y estreñimiento.
  • Nutritivo, por su contenido de yodo, calcio, potasio, fósforo, azufre y vitaminas B1, B2, B3 y C.
  • Antimicrobiano, que ataca las bacterias y previene su desarrollo en el organismo.
  • Favorecedor de la circulación, ayudando a reducir problemas en los músculos y las articulaciones.
  • Mejorador del sistema respiratorio, combatiendo afecciones como la gripe, el asma y la bronquitis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *